Porque no somos mas que pixeles en la vida